Contracturas, elongaciones, desgarres (cuáles son las diferencias, qué hacer inmediatamente y las semanas siguientes)


Preparación Física Jugador y Entrenador Prevención de Heridas

 

 


La lesión es el enemigo de todos los futbolistas, ya sean profesionales o amateurs. Y en fútbol existe una que es muy frecuente, ¡la lesión muscular!

Con frecuencia escuchamos los términos contractura, elongación, tensión… ¿cuáles son las diferencias entre ellos?

Explicaciones

 

Contractura

Es una contracción “exagerada” de una parte del músculo. La contractura es a menudo reactiva y “preventiva”.

En efecto, es una contracción refleja para proteger al músculo y a la articulación después de un estiramiento importante.

La contractura puede ser consecuencia del cansancio que implica “desórdenes” a nivel celular (calcio, magnesio,…).

También puede deberse a una lesión reciente (tipo elongación) que hace que las fibras musculares del músculo afectado no estén todavía totalmente funcionales.

¿Cuáles son los cuidados?

Calor – reposo – masaje – estiramiento cuando no haya dolor – tratamientos médicos relajantes.



Elongación

Existe micro desgarros musculares debido a un exceso en la elasticidad de las fibras sin gran deterioro de los tejidos. No hay hematoma.

¿Cuáles son los cuidados?

Reposo – frío (crioterapia) – fisioterapia – estiramientos.

 

 

Desgarro o ruptura

Ruptura de un gran número de fibras musculares. El músculo fue más allá de su elasticidad normal. Hay hemorragia local y por lo tanto, hematoma.

¿Cuáles son los cuidados?

Reposo – frío (crioterapia) – fisioterapia – estiramientos…

 


Estas lesiones se dan a menudo en un modo de contracción “excéntrica”.

La mayor parte del tiempo, estas lesiones son “intrínsecas” (el músculo es el único responsable de su propia lesión).

El origen de estas lesiones musculares puede ser “extrínseco” algunas veces (debido a un

choque tipo zancadilla).

Las fibras musculares son más o menos dañadas (según la intensidad del choque) y hay un sangrado interno que hay que tratar → hielo (y sobretodo, nada de calor, estiramientos o masajes).

Estas lesiones aparecen de manera brutal durante la práctica deportiva, contrariamente a las lesiones tipo entumecimiento que son dolores musculares de aparición tardía (también llamados DOMS, en inglés: Delayed Onset Muscle Soreness).

 

Con frecuencia, clasificamos las lesiones musculares en “elongación”, “desgarro”… como se mencionó anteriormente.

Para ser más precisos, existe una clasificación “referencia” de lesiones musculares: la clasificación de Rodineau y Durey.

Ellos clasifican las lesiones musculares según diferentes etapas.

 

Clasificación de las lesiones musculares según Durey y Rodineau

 

Etapa 0: ataque reversible a la fibra muscular sin ataque al tejido de soporte – recuperación total en algunas horas o algunos días.

Etapa 1: ataque irreversible a algunas fibras musculares sin ataque al tejido conjuntivo de soporte – recuperación total en algunos días.

Etapa 2: ataque irreversible a un número reducido de fibras musculares y ataque al tejido conjuntivo de soporte – recuperación que puede obtenerse en algunas semanas.

Etapa 3: ataque irreversible a muchas fibras musculares, ataque marcado al tejido conjuntivo de soporte y formación de hematoma intramuscular localizado – recuperación en varias semanas.

Etapa 4: ruptura parcial o local de un músculo. Recuperación larga, pero variable según el músculo afectado.

 

Las etapas 0 y 1 podrían corresponder a una contractura.

La etapa 2 corresponde a una elongación.

La etapa 3 corresponde a una ruptura y la etapa 4 a un desgarro.


La localización de la lesión va a determinar también la rapidez de la cicatrización → mientras la lesión sea más al centro del cuerpo muscular, más rápida es (ya que hay menos fibras afectadas).

Mientras la lesión se encuentre más en las extremidades, más larga será (ya que el esqueleto muscular es afectado).

Los fisioterapeutas o médicos harán pruebas y si es necesario harán una ecografía (que permitirá determinar más precisamente la gravedad y la localización de la lesión).

 

En el caso de lesionarse los músculos, ¿qué hacer inmediatamente?

 

Las primeras cosas a hacer, aplique el protocolo “POLICE”:

 

- Protección (los primeros días, muleta para “descargar”).

- Carga optima o Optimal Loading (reposo de 2 días, luego inicio rápido de la ¡rehabilitación!).

- Hielo o Ice (hielo los 2 o 3 primeros días para disminuir la hemorragia).

- Compresión (igual que el hielo, para disminuir el hematoma).

- Elevación del miembro lesionado (de 24 a 48h para evacuar el hematoma y evitar la formación de un edema).

 

Ningún antiinflamatorio los primeros días (para permitir que el cuerpo se repare naturalmente).

- Consulta con un médico y un fisioterapeuta.

 

Los días y las semanas siguientes

Contrariamente a lo que vimos antes (reposo completo),

es necesario movilizar inmediatamente los músculos afectados y hacer un trabajo con el fisioterapeuta.

El primer objetivo será obtener una cicatrización de calidad.

El trabajo con el fisioterapeuta permitirá estimular y “orientar” correctamente las fibras. Sin este trabajo, las fibras musculares cicatrizan “no en el buen sentido”, hay un “conjunto fibroso” y a la primera tensión significativa, existe el riesgo de un nuevo desgarro…

El trabajo del fisioterapeuta permitirá encontrar la amplitud de movimiento y la flexibilidad de los músculos.

Luego, se tratará de recuperar la fuerza y la resistencia musculares perdidas.

Y también la coordinación y la propiocepción.

También ¡es necesario realizar un trabajo preventivo!

Cada rehabilitación (y re-atletización o vuelta a la actividad) es individualizada, de allí la importancia de recurrir a un profesional de la salud…

Existen factores que favorecen la aparición de estas lesiones musculares. Se las presentamos:


Los factores que propician las lesiones

 

Factores individuales

- Pérdida de elasticidad muscular con la edad.

- Déficit de elasticidad muscular (limita las amplitudes articulares necesarias para la práctica deportiva).

- Convalecencia, gripe, estado infeccioso.

- Factores psicológicos (gran emoción, estrés).

 

Factores higiénico-dietéticos

- Hidratación insuficiente.

- Falta de sueño.

- Alimentación desequilibrada.

- Dopaje: anabolizantes (favorecen la aparición de calambres ; aumentan el volumen muscular sin aumentar la resistencia de los tendones), corticoides (retroceden el umbral del dolor, debilitan los tejidos).

- Mala higiene dental (bacteria en cavidades que infiltra la sangre y crea infecciones).

- Tabaquismo


Factores ligados al entrenamiento

- Ausencia o insuficiencia de calentamiento.

- Entrenamiento excesivo o mal programado.

- Musculación no armónica agonista-antagonista.

- Déficit de fuerza excéntrica.

- Ausencia de recuperación.


Factores ambientales

- Humedad.

- Frío, viento.

- Suelo resbaladizo.

 

¿Cómo evitar al máximo las lesiones musculares?

- Primeramente, ¡reduciendo al máximo todos los factores beneficiosos!

- Efectuando un trabajo de prevención y de refuerzo de los músculos implicados (los tendones son los músculos más afectados).

Para mayor información sobre la prevención de las lesiones en los tendones: haga clic aquí.

 

Variar los ejercicios de prevención y los modos de contracción (excéntrica, concéntrica…) es interesante.

- Un trabajo “global” de refuerzo muscular, de propiocepción y de plancha abdominal es también esencial…

 

- La noción de equilibrio es muy importante en la prevención de lesiones.

¿Cuál es ese equilibrio?

Puede ser el equilibrio entre los músculos agonistas y antagonistas.

 

Ejemplo: el cuádriceps y los tendones.

Un desequilibrio en el refuerzo muscular puede ser fatal para el músculo más débil.

Pero también, el equilibrio entre los lados (derecho-izquierdo), entre la parte superior y la parte baja del cuerpo…

El equilibrio dentro de una misma cadena: “Una cadena muscular nunca es más fuerte que su eslabón más débil”…

 

- Un seguimiento de los jugadores, sus sensaciones, su estado de forma, la carga de entrenamiento es muy eficaz (método RPE o Rango de Esfuerzo Percibido, software trainingloadPro,…).

- Asimismo, un calentamiento tipo FIFA 11+, combinando carrera, fuerza, pliometría y equilibrio, permitiría reducir a largo plazo las lesiones del miembro inferior tanto en el partido como en el entrenamiento…

Para mayor información sobre el calentamiento “FIFA 11+”: El calentamiento y la prevención de lesiones en el fútbol

 

¿Cuándo retomar los entrenamientos con el grupo?

Según la gravedad de la lesión, la cicatrización será más o menos larga.

Dependerá del estado de gravedad (ver “clasificación de Rodineau”) y también de la localización de la lesión.

El tiempo de recuperación es también variable de un sujeto al otro, por lo que es difícil dar cifras exactas…

 

A partir del momento en que el profesional que hace seguimiento da luz verde (las

evaluaciones y pruebas están bien), usted puede reiniciar. Sin embargo, es mejor ir progresivamente…

No debería haber más dolor (ni durante, ni después, ni al día siguiente del entrenamiento).

 

 

Nuestros consejos

- Realizar un buen diagnóstico (médico, ecografía…).

- Ser asesorados por personas competentes antes de retomar los entrenamientos (fisioterapeuta y preparador físico).

- No querer retomar demasiado pronto.

- Retomar progresivamente.

- Saber escuchar (dolor,…).

- “Aprovechar” esta lesión para implementar nuevas cosas para mejorar su práctica de fútbol cuando lo retome (nutrición, prevención, higiene).

 

 

 


ÚLTIMOS ARTÍCULOS