4 condiciones para sesiones de velocidad


Preparación Física Jugador y Entrenador Entrenador

 

Para que el ejercicio de velocidad sea eficaz, existen condiciones que deben cumplirse. Pueden utilizarse los mejores métodos con el mejor de los equipos… pero si estas condiciones no se cumplen, el ejercicio de velocidad no dará buenos resultados…

¡4 condiciones son primordiales!

 Éstas son:


① La frescura física

Trabajar en un estado de frescura física es una de las condiciones que deben cumplirse para que el ejercicio de velocidad sea eficaz.

Lo que significa que las sesiones de velocidad deben ser pautadas en momentos “estratégicos” de la planificación, en la semana de entrenamiento y las sesiones.

Por ejemplo, sería prudente realizar el ejercicio de velocidad al comienzo de las sesiones.

Esta sesión se realizará después de una jornada de descanso (si es posible)…

También significa que si los jugadores se sienten cansados o enfermos, este trabajo de velocidad no debe realizarse…

¡Se debe trabajar con músculos “sanos” y “frescos”!

 

② El compromiso total del jugador

El ejercicio de velocidad es muy exigente y requiere que los jugadores movilicen todos los recursos físicos y mentales.

Se espera un compromiso total por parte del jugador.

Debe traducirse en un esfuerzo máximo, ver “sobre-máximo”. Se tratará de que el jugador “vaya lo más rápido posible”.

Estar concentrado, motivado y determinado será la clave.

 

③ La recuperación completa

La recuperación completa después de cada carrera es una de las condiciones para ¡producir sólo ejercicios de velocidad máxima!

Si esta velocidad máxima no se cumple, la intensidad del ejercicio caerá y los jugadores no estarán más en situación de velocidad.

Se cambiará a otro sistema energético.

Para estar seguro de no equivocarse, para 1 tiempo de ejercicio, tome 20 tiempos de recuperación.

Es decir, para una carrera de 3 segundos (20 minutos), tome 60 segundos de recuperación.

Los jugadores no deben quedarse sin aliento cuando reinicien una carrera.

Si se nota que el lenguaje corporal de la carrera comienza a degradarse durante los ejercicios, ¡es señal de cansancio!

  

④ Un calentamiento consecuente

La calidad del calentamiento es aún más importante cuando se trata de preparar ejercicios cualitativos de velocidad.

Deberá ser profundo y riguroso, con énfasis en la preparación de los músculos de los “tendones”.

Sin embargo, siendo la frescura una de las condiciones de eficacia del ejercicio, este calentamiento debe también mantener intactos los recursos físicos de los jugadores.

Según el nivel de los jugadores, el calentamiento no debe prolongarse mucho y deberá preverse una recuperación antes de los ejercicios de velocidad.

 


ÚLTIMOS ARTÍCULOS