Esguince de tobillo, ¿qué hacer? (inmediatamente después, las semanas siguientes y como prevención)


Preparación Física Jugador y Entrenador Prevención de Heridas

 

 

 

El tobillo es una articulación compleja, muy móvil y ¡extremadamente utilizada en el fútbol!

Es la articulación más vulnerable al esguince y muchas lesiones en fútbol son esguinces de tobillo.

Entender por qué puede darse un esguince, saber cómo sanarlo bien (si existe) y sobretodo, cómo evitarlo (o evitar uno nuevo) es importante.

 

 

¿Por qué se produce el esguince?

Las causas pueden ser muchas, veamos algunas de ellas:

- Baja movilidad del tobillo.

- Propiocepción y equilibrio insuficientes.

- Falta de fuerza (a nivel de los tobillos y a nivel global, plancha abdominal débil,…).

- Mala activación de los glúteos.

- Terreno resbaladizo.

- Terreno seco.

- Choque (robo de balón,…).

 

- Esguince mal sanado…

- …

 

¿Qué es un esguince de tobillo?

El esguince de tobillo es un traumatismo en los ligamentos.

Los ligamentos permiten movilidad a la articulación, estabilizándola por la restricción de ciertos movimientos.

En el 90% de los casos, los esguinces ocurren hacia afuera (llamado esguince en inversión, el pie se dobla hacia el interior).

Los ligamentos externos del tobillo (son 3) se estiran, es decir, se rasgan (parcial o completamente).

 

 

¿Cuáles son los síntomas?

El dolor, el edema (hinchazón), la dificultad para mover el pie, el hematoma, son los principales síntomas del esguince de tobillo.

 

¿Cuál es la gravedad de su esguince?

Existen 3 grados o etapas de gravedad:

 

El esguince leve o torcedura:

Es un estiramiento ligero de los ligamentos que implica dolor moderado e hinchazón leve. En este caso, la movilidad no se reduce.

 

El esguince moderado:

Es un estiramiento de los ligamentos con desgarro parcial. El dolor es más intenso. Un edema y un hematoma aparecen a causa del sangrado ligado al desgarre. La movilidad es alterada y el tobillo puede doblarse anormalmente. Apoyarse en el pie es doloroso, imposible.

 

El esguince grave:

Es una ruptura completa de uno o más conjuntos de ligamentos. El dolor es inmediato y muy intenso. Implica una pérdida temporal, casi completa de la movilidad. La hinchazón y el hematoma son mayores. Puede complicarse por una luxación (desplazamiento de la articulación), una ruptura de tendones o una fractura por desgarramiento óseo.

 

Atención, la ausencia de dolor después de la torcedura de tobillo ¡no es siempre un síntoma de esguince leve!

¡La intensidad del dolor no siempre corresponde a la gravedad del esguince!

 

Es importante consultar un médico después de un esguince.

El médico (y los exámenes tipo radiografías o ecografías, si es necesario) confirmarán la etapa de gravedad del esguince.

Según la etapa de gravedad del esguince, el procedimiento será diferente.

 

¿Qué hacer inmediatamente después de la torcedura de tobillo? 

Se puede aplicar el protocolo POLICE

 

 Protección (muleta,…)

 

 Optimal loading (reposo óptimo)

Se trata de aliviar la articulación mientras que los ligamentos cicatrizan. Sin embargo, no se aconseja el reposo total más de 48 a 72 horas. De hecho, el estímulo progresivo de la articulación promueve la sanación.

Por lo tanto, reposo no quiere decir automáticamente inactividad (es por ello que el concepto de reposo ha sido remplazado por el concepto de reposo óptimo).

 

 Ice o Hielo

Se puede aplicar hielo sobre el tobillo utilizando un breve protocolo intermitente cada dos horas: 10 minutos de hielo/10 minutos de reposo/10 minutos de hielo.

Este protocolo sería más eficaz que la aplicación continua de hielo durante 15 a 20 minutos…

El hielo puede ser utilizado hasta que desaparezca el dolor y la hinchazón.

El hielo es útil para disminuir el dolor y limitar el sangrado causado por el desgarro. Sin embargo, los especialistas se debaten sobre los efectos en la inflamación (efectos reales o ¿no?) y sobre su uso sistémico.

De hecho, para muchos, querer reducir la inflamación (por medio de antiinflamatorios también) sería un error, ya que la inflamación es el primer proceso fisiológico para la reparación y la remodelación de los tejidos.

La inflamación parece así necesaria en la primera fase del proceso de sanación.

No obstante, incluso si su efecto en la inflamación es real, no sería muy importante y el uso de hielo sería siempre recomendado (por sus efectos sobre el dolor y el sangrado).

Por otro lado, se evitarían los antiinflamatorios durante la primera fase de sanación y sólo se indicarían después de los 4 días (después del esguince).

 

Colocar un vendaje compresivo

Generalmente, se coloca una banda elástica (“tira”) o una férula disponible en farmacias con receta médica. La compresión permite reducir el edema y poner a descansar los ligamentos afectados. Sin embargo, la compresión no debe ser muy fuerte para no alterar la circulación sanguínea.

 

 Elevar la pierna afectada con el mismo objetivo de reducir el edema.

 

 

Y ¿luego?

Como hemos visto, el médico establecerá la etapa de gravedad del esguince e indicará el procedimiento a seguir (en general, sesiones con el fisioterapeuta).

Para la etapa 1, la aplicación del protocolo POLICE luego de 10 días de reposo sería suficiente. Una breve rehabilitación y una re-atletización pueden ser igual de útiles.

Para las etapas 2 y 3, la ayuda de un fisioterapeuta es obligatoria (rehabilitación y re-atletización).

Una sesión de osteopatía puede también ser útil para, por ejemplo:

- Eliminar las tensiones de los tejidos dañados a ambos lados de la articulación (fenómeno de defensa de los tejidos durante un trauma).

- Tratar las obstrucciones de compensación del pie, de la pierna, de la rodilla y/o de la pelvis.

- Buscar las causas mecánicas que provocaron la inestabilidad en el origen del esguince.

 

¿Es necesario enyesar? 

Muchos especialistas piensan que hay que evitar el yeso, ya que la inmovilización completa del pie implica rigidez muscular que haría al tobillo más vulnerable cuando ya no tenga el yeso.

La necesidad de movimiento para la preservación muscular es esencial.

 

El “tratamiento funcional” es más y más utilizado por los fisioterapeutas. Consiste en reestablecer la función del tobillo y del miembro inferior lo más rápido posible, protegiendo la cicatrización del ligamento. El principio del tratamiento funcional es retomar la actividad lo más rápido posible después de un esguince, protegiendo el ligamento y respetando el dolor.

 

¿Por qué realizar una rehabilitación?

Cuando se sufre un esguince (especialmente si hay desgarro de los ligamentos y reposo largo), la articulación pierde movilidad, los músculos pierden fuerza y sincronización, la propiocepción disminuye con el “adormecimiento” de los sensores neuromusculares o neurotendinosos… Por lo tanto, la fase de rehabilitación es esencial.

 

Los objetivos principales de la rehabilitación (y la re-atletización) son:

- recuperar la movilidad.

- recuperar la fuerza del tobillo lesionado.

- recuperar el equilibrio.

 

Este trabajo del fisioterapeuta será individualizado en función del pasado de los jugadores, de la gravedad y del sitio de la lesión,…  

Más allá del trabajo de rehabilitación del esguince, consultar a un fisioterapeuta es importante, ya que un esguince de tobillo puede implicar “lesiones asociadas”.

Estas lesiones deben ser sanadas en paralelo al esguince y la persona más probable a descubrirlas es el fisioterapeuta.

 

 

¿Por qué es importante sanar bien un esguince?

La mayoría de los esguinces se deben a un esguince mal sanado que ha dejado secuelas (falta de movilidad, falta de fuerza,…).

Asimismo, un esguince leve puede ser señal de que hay un problema (falta de movilidad,…) y por lo que no se debería subestimar si no se quiere lesionarse gravemente…

Un esguince de tobillo mal sanado puede provocar una pérdida de movilidad de esta articulación. Además de aumentar la probabilidad de caída, aumentará la probabilidad de lesiones en las articulaciones subyacentes (rodilla, cadera…).

Los esguinces repetidos conducirían, la mitad de las veces, a artritis de tobillo (lo que será incómodo para su “carrera posterior”).

 

A saber: la cicatrización completa de un ligamento es de 6 semanas.

Sin embargo, el dolor desaparece a menudo mucho antes. Es por ello que pensamos que puede retomarse el fútbol… generalmente, es muy temprano todavía…

 


Nuestro consejo después de haber tenido un esguince: No regrese demasiado rápido, trate su esguince correctamente y sobretodo, ¡hasta el final! ¡Lo que quiere decir hacer las fases de rehabilitación et de re-atletización al 100%!

 

 

¿Cómo saber si se está listo para volver a jugar?

Existen pruebas que los fisioterapeutas (o los preparadores físicos que pueden ocuparse también de la parte de re-atletización) indicarán para ver si se está listo o no para volver a jugar.

 

¿Cómo disminuir el riesgo de sufrir un esguince?

¡Evitando todas las causas!

Por desgracia, algunas son difíciles de evitar (estado del terreno, choque,…). Otras como la fatiga pueden evitarse por medio del seguimiento de su condición (y escuchando al cuerpo).

Un trabajo de prevención podrá también reducir muchas de estas causas.

 

 

¿Cómo realizar este trabajo de prevención?

 

Trabajo de movilidad

- Movimientos de movilidad (¡pueden encontrarse en YouTube muchos videos sobre el tema!

- Estiramiento de la cadena posterior (pantorrilla).

- Auto masaje alrededor del tobillo y a nivel de las pantorrillas.

- Trabajo con elásticos.

 

Atención, si falta movilidad, las otras articulaciones tendrán que compensar en ciertos movimientos.

De esta forma, en la recepción de un salto, por ejemplo, la falta de movilidad del tobillo impedirá que la rodilla vaya más allá del tobillo, por lo que “irá hacia un lado” y generalmente hacia el lado interno… hay mayor riesgo de lesiones en la rodilla en ese momento…

La importancia del trabajo de movilidad es a menudo subestimada en la prevención de lesiones…

 

Trabajo de refuerzo muscular

El objetivo principal será reforzar todos los músculos alrededor del tobillo, incluyendo los músculos responsables de la eversión y la inversión del tobillo (músculos perineales).

Un trabajo con elásticos es interesante.

 

Trabajo de equilibrio y de propiocepción

odos tenemos sensores sensitivos y de presión a nivel del pie que envían información a los músculos muy importantes para evitar lesionarse.

El entrenamiento propioceptivo permitirá reducir el tiempo de reacción que proporciona la información a los músculos implicados para luchar contra el esguince.

Atención, este trabajo no debe centrarse únicamente en el tobillo (por ejemplo, las articulaciones subyacentes como las rodillas y las caderas deben ser trabajadas también).

 

Trabajo de saltos 

El objetivo es proponer situaciones que permitan estimular eficazmente el proceso de pre-activación de los músculos estabilizadores del tobillo.

Los saltos son uno de los medios (junto con la carrera y el trote) para que los músculos estabilizadores del tobillo se “reactiven”, es decir, se contraigan antes de apoyar el pie.

 

 

El uso de equipo pequeño como el myolux (mayor información http://www.myolux.com/) o los propriofoot (mayor información http://www.propriofoot.com/proprioception-cheville/) son interesantes desde una óptica de prevención de lesiones en el tobillo (y de rehabilitación).

Todos estos ejercicios pueden hacerse en calentamiento y con cansancio… (después de un trote, por ejemplo).

También se recomiendan las sesiones dedicadas a la prevención de lesiones (tobillos, rodillas, tendones, hombros,…).

 


ÚLTIMOS ARTÍCULOS