Nuevo enfoque en el desarrollo del joven futbolista: el bio-banding


Preparación Física Jugador y Entrenador Material y Otros

 

 

Nuevo enfoque en el desarrollo del joven futbolista: el bio-banding

 

Un joven jugador se entrena y participa en competiciones con otros jóvenes de su misma edad. 

Este sistema es muy práctico para las organizaciones deportivas, pero ¿lo es también para el desarrollo de los jóvenes jugadores? 

Desde hace algún tiempo, los especialistas (entrenadores, médicos, investigadores,…) enfatizan varios límites. 

De hecho, dentro de un mismo grupo etario, las diferencias en el crecimiento físico y la madurez psicológica son frecuentes y a menudo conllevan desigualdades  bastantes grandes.

 

Ejemplos de consecuencias:

- podría causar más lesiones

- los jóvenes "precoces" tendrían períodos en los que ya no progresarían (sería "demasiado fácil" para ellos)

- los jugadores "rezagados" en términos de crecimiento, además de sufrir mayor número de lesiones, también progresarían menos. 

Asimismo, tendría efectos sobre la capacidad de rendimiento físico, incluyendo la fuerza y la velocidad, así como en el desarrollo psicosocial – por ejemplo, en la confianza en sí mismo, las habilidades de liderazgo, la disposición a asumir responsabilidades dentro del equipo y la resistencia.

- Según varios estudios, los jugadores "rezagados” son "10 veces menos seleccionados" que los jugadores precoces en los centros de formación... Por lo tanto, no se respetaría la igualdad de oportunidades para ser seleccionados. 

 

Compartimos con usted información sacada de los sitios (muy serios) "mobilesport.ch" y "sportpourlavie.ca":

"generalmente, los jugadores cuya madurez biológica es tardía son menos motivados. Reciben menos atención de los entrenadores, menos retroalimentación positiva y acceden con menos frecuencia a infraestructuras de calidad. Debido a su nivel de rendimiento momentáneamente inferior al de sus compañeros más precoces, a menudo son eliminados del proceso de selección y, en última instancia, no cuentan para el deporte de rendimiento. Se pierden definitivamente. 

Por lo tanto, se puede afirmar que la selección de talentos no siempre explota los recursos de manera eficaz y que los talentos potenciales se pierden (Romann, Rössler, Javet & Faude, 2018)".

 

 

Una solución: ¡El bio-banding!  


Antes de saber más sobre el bio-banding, se explican las diferentes edades que se pueden tener en cuenta en los jóvenes para proponer entrenamientos adaptados.

 

En primer lugar, ¡la edad cronológica no es necesariamente igual a la edad biológica! 


La edad cronológica: la edad determinada por nuestro nacimiento... (Si nací en el 2000, tengo 18 años en el 2018).

La edad biológica: o edad "fisiológica", representa el estado fisiológico o funcional exacto del individuo… (Si nací en el 2000, mi edad biológica puede ser inferior, superior o igual a 18 años en el 2018).

 sin embargo, ¡es muy común que los jóvenes de la misma edad cronológica experimenten grandes diferencias entre las edades biológicas!

¡Algunos son ya muy maduros (física y/o psicológicamente) y otros son "rezagados”!


De esta manera, un jugador de 13 años podrá tener una edad bilógica de 15 años: ya alto, pesado, fuerte,...
Mientras que otro jugador de 13 años podrá tener una edad biológica de 11 años: más pequeño que los otros, más ligero,...

 

De acuerdo a Borms, a veces hay una brecha aún mayor:
"Aunque el crecimiento y el desarrollo es un proceso natural, el ritmo de madurez puede variar enormemente: ¡Un niño con edad cronológica de 12 años puede tener biológicamente entre 9 y 15 años!"

"La diferencia entre un chico de 9 años y otro de 15 años es enorme.

Sin embargo, estos atletas a menudo son entrenados de la misma manera y participan en competiciones que dividen a los competidores en grupos de edad, lo que da a los atletas con un desarrollo precoz, especialmente a los varones, una gran ventaja en términos de selección y de rendimiento deportivo.

Por estas razones, es necesario que los entrenadores identifiquen metódicamente la edad de desarrollo de los atletas y aseguren un seguimiento riguroso de forma regular”.

Los estudios muestran, por ejemplo, diferencias de 23cm y 18kg entre dos jugadores de 14 años...

 

Para identificar a los atletas en desarrollo precoz o tardío, se pueden utilizar medidas que permiten hacer un seguimiento del ritmo de crecimiento. El hecho de que un atleta presente un desarrollo precoz o tardío no tiene importancia en sí mismo…
Lo que cuenta es la manera en que se maneja a corto y a largo paso.


Se pueden desarrollar planes de entrenamiento y de competición adaptados a las necesidades individuales del atleta, dependiendo de si su desarrollo es precoz, normal o tardío.

Por lo tanto, es importante tener en cuenta las diferencias a la hora de diseñar e implementar los programas de entrenamiento. 

Es esta edad biológica la que se tiene en cuenta en el "bio-banding". 

 

 

 

Las otras “edades” que se podrían tomar en cuenta al proponer sesiones de entrenamiento adaptadas

A. Broussal, en su libro " La prépa physique du jeune joueur" también evoca la consideración de la "edad de entrenamiento", es decir, el número de años que el joven atleta ha pasado entrenando...

Así, no se propondrá el mismo volumen y quizás no los  mismos ejercicios a un joven que ya tiene 6 años de entrenamiento en un buen club (varias sesiones por semana, y partidos cada fin de semana) y un joven que acaba de comenzar.

A. Broussal también distingue la edad de entrenamiento general (tiempo dedicado a la práctica deportiva regular) y la edad de entrenamiento específica (tiempo dedicado a la práctica específica).


Asimismo, es posible tomar en cuenta "la edad relativa" que se refiere a la diferencia de edad entre los jóvenes nacidos el mismo año (Barnsley & Thompson, 1985). De hecho, la brecha puede ser bastante grande entre un  jugador nacido en enero y otro nacido en diciembre...

Por lo tanto, todos los parámetros deben tenerse en cuenta en un enfoque a largo plazo del desarrollo del joven.

 

El bio-banding se está probando actualmente.

"Consiste en reagrupar a los atletas en función de los criterios de crecimiento y de madurez más que de la edad cronológica".

 

 

¿Cuáles son las ventajas del bio-banding?


Al distribuir a los jugadores en función de su edad biológica y no según su edad cronológica (bio-banding), se crean grupos de entrenamiento y de competición con niveles de rendimiento más consistentes.

Los partidarios de este método explican que de esta manera los jugadores de una edad biológica avanzada ya no pueden confiar únicamente en su ventaja física.

Al enfrentarse a oponentes tan fuertes y altos como ellos, se ven obligados a utilizar y desarrollar sus habilidades técnicas, tácticas y mentales.

Experimentan un mejor equilibrio entre las victorias y las derrotas y aprenden a imponerse al oponente que tiene la misma fuerza que ellos (Cumming, Lloyd, Oliver, Eisenmann, & Malina, 2017). Como el juego es generalmente más rápido, aprenden a tomar decisiones más rápido.

 

En el sistema actual, los jugadores con un desarrollo biológico tardío son a menudo reservados y evitan las confrontaciones directas con oponentes con mayor fuerza física. 

Gracias al bio-banding, tienen más a menudo la oportunidad de practicar duelos que implican contacto físico contra oponentes de la misma fuerza que ellos. 

Están más involucrados en el juego, necesitan tomar más responsabilidades y muestran más liderazgo dentro de su equipo. 

De esta manera, viven experiencias más gratificantes y reciben más retroalimentaciones positivas de sus entrenadores y de sus compañeros de equipo. 

No sólo mejoran en términos futbolísticos, sino que menos de ellos abandonan y sus posibilidades de ser promovidos a la categoría de selección superior aumenta.

Incluso, se supone que para estos jugadores, el riesgo de lesiones es menor: debido a la reducción de las grandes diferencias de tamaño y peso, en caso de colisión, las lesiones son menos graves.

Independientemente de la edad biológica de los jugadores, el bio-banding mejora el ambiente de aprendizaje y tiende a reducir la fase de estancamiento en el desarrollo del rendimiento. En el camino hacia la decisión de selección, hay menos riesgo de subestimar el potencial de aquellos cuyo desarrollo biológico se encuentra en una fase temprana y de eliminarlos demasiado pronto del proceso.

 

Límites del bio-banding

El bio-banding tiene muchas ventajas, pero también desventajas.

En primer lugar, no siempre está en consonancia con el desarrollo psicosocial de los jóvenes afectados, aunque éste último tiene una gran influencia en sus cualidades futbolísticas.

En segundo lugar, las investigaciones sobre la «teoría de los excluidos» sugieren que los jóvenes que evolucionan en un entorno muy desafiante que les exige mucho esfuerzo, se vuelven extremadamente exitosos (Gibbs, Jarvis, & Dufur, 2012).

Así, los talentos en edad biológica tardía pueden beneficiarse de una confrontación permanente con compañeros físicamente más fuertes, una confrontación de la que se benefician más tarde, cuando se incorporan a la élite.

Si bien en el sistema actual este efecto es aleatorio, podría explotarse sistemáticamente en el sistema del bio-banding: según la evaluación del entrenador, se puede de manera selectiva pedir a los talentos con alto potencial que jueguen y se entrenen en un nivel de desarrollo más alto que el suyo propio. 

El bio-banding también puede llevar a separar a los jugadores que se llevan bien poniéndolos en diferentes equipos. 

Por  lo tanto, deberán aprender a integrarse en nuevos grupos y nuevos entornos. A largo plazo, esto puede ser una ventaja, porque más tarde, si se unen a la élite y son invitados a jugar en la selección nacional, tendrán que dejar su huella allí rápidamente.

Así, como parte del desarrollo de talentos, es conveniente implementar proporcionalmente ambos tipos de distribución (por edad cronológica y por edad biológica) para explotar sus respectivas ventajas.

 

  

¿Quién utiliza el bio-banding?


Varios países están probando este nuevo sistema.

Por ejemplo, en el Reino Unido, el Dr. Sean Cumming de la Universidad de Bath colabora activamente con programas académicos para los jóvenes de la Primera liga inglesa (EPL, por sus siglas en inglés) con el fin de integrar la práctica del bio-banding.

La Premier League cuenta con un elaborado sistema de gestión que recopila los datos de los jugadores de nivel académico para su análisis y permite un seguimiento preciso de cada jugador a medida que progresa. 

No sólo se limita a una comprensión instantánea del crecimiento físico o del rendimiento.

En 2016, la EPL organizó el primer torneo de bio-banding para jóvenes. Los comentarios de estos jugadores fueron muy positivos.

El Dr. Cummings también ha trabajado con otros deportes  como el rugby (también en Nueva Zelanda), el tenis, la gimnasia y el ballet.

 

 

¿Cómo implementar el bio-banding?

El bio-banding requiere conocer el estado de desarrollo biológico de los jugadores.

Existen tres métodos para ello:

- la determinación de la edad ósea mediante radiografía de la mano;

- los muestreos sanguíneos, que permiten realizar análisis hormonales;

- y finalmente, la apreciación de los caracteres sexuales secundarios.

Sin embargo, estos métodos son “invasivos”, es decir, invaden la esfera privada.

 

En la investigación y en la práctica, se describen otros métodos.

El método Mirwald  (Mirwald, Baxter-Jones, Bailey, & Beunen, 2002), consiste en medir la masa corporal (peso, talla de pie, talla sentado) durante el período de crecimiento.

Paralelamente a la división en tres categorías según el estado de desarrollo biológico (precoz, normal o tardío), la edad biológica puede determinarse calculando la diferencia entre la edad de crecimiento individual y la edad media de crecimiento en el grupo. 

 


¿Cuál es el futuro del bio-banding?

El bio-banding está lejos de ser completamente explorado.

En primer lugar, sus efectos a largo plazo en el desarrollo futbolístico de los jugadores no están aún claros. 

Luego, existen diferentes métodos para determinar el estado de desarrollo biológico.

Aunque el método Mirwald es, a primera vista, el mejor compromiso en términos de validez y practicabilidad, esto aún no se ha confirmado en términos científicos y prácticos. 

Además, convendría implementar el bio-banding sobre la base no sólo de criterios antropométricos, sino también de las capacidades técnico-tácticas y psicosociales de los jugadores. 

Corrigiendo su distribución según la opinión del entrenador, se puede motivar de manera puntual a los jugadores con un desarrollo biológico tardío y a los jugadores cuyo nivel de rendimiento en ese momento es alto, haciéndolos jugar con compañeros de equipo de una edad biológica más avanzada (como lo recomienda la teoría de los “excluidos”).

Por el contrario, los grandes potenciales en el desarrollo biológico precoz, cuyo nivel de rendimiento es temporalmente bajo (debido a un crecimiento acelerado, por ejemplo) pueden integrarse en un grupo en el que se les motivará de manera óptima.


Es probable que actualmente, en la promoción de talentos, muchos jugadores de alto potencial pasen desapercibidos debido a su desarrollo biológico tardío, o que los jugadores precoces "se duerman en sus laureles"  y no progresen como podrían hacerlo. 

 

Y ¿usted qué opina de eso? 

No dude en compartir su punto de vista o sus experiencias relacionadas a este tema. 

 

 


ÚLTIMOS ARTÍCULOS